Cuba

Petrolera Exxon Mobil demanda a compañías cubanas bajo la ley Helms-Burton

“Un día histórico”: presentan en Miami demandas por tráfico de bienes confiscados en Cuba

Seis décadas después de que Fidel Castro confiscara miles de propiedades a cubanos y estadounidenses sin ofrecer compensación, dos estadounidenses presentaron demandas este jueves en la corte de Miami contra la compañía de cruceros Carnival.
Up Next
Seis décadas después de que Fidel Castro confiscara miles de propiedades a cubanos y estadounidenses sin ofrecer compensación, dos estadounidenses presentaron demandas este jueves en la corte de Miami contra la compañía de cruceros Carnival.

En lo que parece ser una una creciente batalla legal, la corporación estadounidense Exxon Mobil ha presentado una demanda contra las compañías cubanas CIMEX y CUPET por el uso de una refinería y otras instalaciones expropiadas hace seis décadas por el gobierno de Fidel Castro.

Exxon es la primera compañía estadounidense en presentar una demanda contra compañías del gobierno cubano, tras la entrada en vigor del derecho a presentar demandas judiciales —amparadas en el Título III de la Ley Helms-Burton o ley Libertad—, contra compañías cubanas y extranjeras que se han beneficiado del uso de bienes y propiedades que fueron nacionalizadas o confiscadas por el gobierno comunista. El presidente Donald Trump decidió por primera vez no suspender el controversial artículo, como había sucedido hasta ahora desde que la ley fue aprobada en 1996.

La demanda de Exxon, presentada en una corte federal del Distrito de Columbia el jueves, se suma a otras dos presentadas en Miami contra la compañía de cruceros Carnival, por el uso de los puertos de Santiago de Cuba y La Habana sin haber ofrecido compensación a quienes el gobierno de Estados Unidos reconoce como sus legítimos dueños.

“Esta demanda es inmensamente significativa”, opinó John Kavulich, presidente del U.S-Cuba Trade and Economic Council y quien ha seguido de cerca el tema de las reclamaciones. “La compañía de energía más grande de los Estados Unidos, la quinta empresa de energía más grande del mundo utiliza el Título III de la Ley de Libertad para demandar a una compañía propiedad del gobierno de Cuba”.

Kavulich cree que la acción de Exxon estimulará a otras compañías a presentar sus reclamaciones y sobre todo, aumentará el temor de las compañías extranjeras de hacer negocios en Cuba. Más sorprendente que las esperadas demandas contra las compañías de crucero, la acción, agregó el experto, “es consistente con los esfuerzos de la compañía para recuperar activos en Venezuela y defenderse en otros países”—Exxon demandó a PDVSA por activos nacionalizados por el gobierno del fallecido Hugo Chávez en Venezuela.

Exxon Mobile Corporation (anteriormente conocida como Standard Oil) argumenta en la demanda que la Corporación CIMEX S.A. y la Unión Cuba Petróleo (CUPET) han explotado durante años una refinería en el puerto de La Habana (la actual Nico López), instalaciones y gasolineras que pertenecían a subisidiarias de la compañía estadounidense con un valor original de casi $72 millones. Según la demanda, la refinería conocida anteriormente como Belot fue nacionalizada en 1960 y la compañía no recibió compensación.

La ley Helms-Burton permite a las compañías demandar por daños equivalentes al triple del valor original, más un seis por ciento de interés anual, así como recobrar los gastos del litigio.

El Departamento de Justicia certificó casi 6,000 reclamaciones de ciudadanos y compañías estadounidenses cuyos bienes fueron expropiados a partir de la llegada al poder de Castro en enero de 1959. A eso se suman las posibles demandas que pudieran presentar los cubanoamericanos que luego obtuvieron la ciudadanía en Estados Unidos, según lo reconoce la ley Helms-Burton.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, declaró el jueves que su gobierno protegería a las compañías que fueran demandadas aunque no explicó cómo.

“La Ley Helms-Burton es ilícita, violatoria del Derecho Internacional, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico”, dijo en Twitter. “Cuba protegerá a las entidades cubanas y extranjeras que operan en el país y considera nula toda reclamación amparada en este engendro jurídico”.

Pero, “independientemente de la posición del gobierno de Cuba, si suficientes reclamantes certificados usan el Título III, los miembros de la Unión Europea, Canadá, Japón, Rusia y China ejercerán una inmensa presión sobre Cuba para negociar un acuerdo con los 5,913 reclamantes certificados”, opinó Kavulich.

Fundada originalmente por el Ministerio del Interior cubano, CIMEX se encuentra en la lista de entidades cubanas restringidas mantenida por el Departamento de Estado. CIMEX forma parte de GAESA, el mayor conglomerado militar de empresas de Cuba, y realiza operaciones financieras y de comercio exterior, gestiona tiendas, restaurantes e inmobiliarias y opera junto a CUPET cientos de gasolineras en el país.

Una de sus empresas de CIMEX, Fincimex, tiene un contrato con Western Union para gestionar el pago de las remesas en Cuba, una de las principales fuentes de divisas del país.

Por su parte, CUPET operó por algunos años en conjunto con PDVSA la refinería de Cienfuegos hasta que retomó todo el control en el 2017.

En el pasado, quienes han ganado demandas contra el gobierno cubano, no han podido cobrar la reparación acordada por la corte porque el gobierno cubano no posee ya propiedades o cuentas en Estados Unidos. Pero esto no parece haber sido suficiente para detener a Exxon, que cuenta con un poderoso equipo legal.

Como CIMEX gestiona los pagos de las remesas, Exxon Mobil podría solicitar una parte de las tarifas que Western Union o los clientes pagan a CIMEX, si ganan el caso, señaló Kavulich. Western Union también tiene reclamaciones certificadas por pérdidas en Cuba que superan el millón de dólares.

El gigante petrolero estadounidense “tiene el alcance comercial, económico y político para ubicar activos y litigar por activos”, dijo el experto. “Y, la Administración Trump sin duda ayudará de cualquier manera que sea viable”.

Siga a Nora Gámez en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Nora Gámez Torres estudió periodismo y comunicación en La Habana y Londres. Tiene un doctorado en sociología y desde el 2014 cubre temas cubanos para el Nuevo Herald y el Miami Herald. Su trabajo ha sido reconocido con premios de Florida Society of News Editors y Society for Profesional Journalists.

  Comentarios