Viajes

Haití de vuelta en el mapa turístico

Con cerca de 10,000 turistas que visitan en un mes, el nuevo hotel de marca internacional de Haití está recibiendo elogios positivos de parte de los clientes.
Con cerca de 10,000 turistas que visitan en un mes, el nuevo hotel de marca internacional de Haití está recibiendo elogios positivos de parte de los clientes. Royal Decameron Indigo Beach Resort & Spa

Hace mucho tiempo que Lucio García-Mansilla conocía de la existencia de una antigua propiedad de Club Med escondida en la costa de Haití, 123 acres con exuberante vegetación y una milla de largo de arenas blancas.

Pero no fue hasta décadas más tarde –cuando la racha inversionista en Haití comenzó a incluir marcas internacionales– que el fundador de Decameron Hotels & Resorts con sede en Colombia decidió llegarse a Haití.


La suerte de la propiedad cambió muchas veces, pero no para mejorar. En 1987 el Club Med fue tapiado y abandonado por dos principales razones; la epidemia del SIDA y la caída de la dictadura de Duvalier que terminó con lo que quedaba de una industria del turismo otrora próspera. El complejo se convirtió en un pueblo fantasma donde las malas hierbas y las algas reemplazaron las fiestas y los huéspedes, y donde un pequeño equipo de mantenimiento vigilaba la propiedad desde un cuarto de servicio. Hubo un segundo intento de abrir el complejo en 1997, pero cerró un año más tarde cuando la economía se estancó.

En el 2006, las puertas se abrieron de nuevo, esta vez como propiedad privada Club Indigo. La mayoría de los huéspedes eran miembros de las N.U., locales y visitantes de la diáspora haitiana. Pero a duras pena llegaban a ocupar la mitad de las 400 habitaciones del hotel.


Luego vino el monstruoso terremoto de Haití en el 2010. Después, una movida agresiva por parte del nuevo gobierno de Haití para promover el turismo como una forma importante para reconstruir la economía destrozada atrajo marcas reconocidas internacionalmente como Best Western, Marriott y Royal Occidental Hotels & Resorts con sede en España y NH Hotel Group.

Fue en noviembre del 2014 que García-Mansilla finalmente vio el encanto y las posibilidades de la propiedad y decidió probar suerte.

“Desde el primer día que llegó”, dijo Beatrice Nadal Mevs, “Se encantó con la propiedad”. Ella y su hermana Veronique Nadal Blanchet eran las entonces propietarias de la tierra y del Club Indigo con otros inversionistas.


Nadal Mevs, había orado porque sucediera algo así desde que el Club Med cerró por segunda vez, pero antes de alquilar la propiedad a García-Mansilla tenía que hacerle una pregunta: ¿Podría traer el turismo de regreso a Haití?

Quedó convencida de que lo haría y cerró el acuerdo.

García-Mansilla –que en mayo había vendido su empresa con sede en Cartagena al Grupo Terranum de América Latina aunque manteniéndose como su presidente– firmó un contrato de arrendamiento por 20 años con las hermanas. La propiedad, ahora conocida como el Royal Decameron Indigo Beach Resort & Spa, se convirtió en el mayor desarrollo turístico del país.


“Existe mucho interés en hacer turismo en Haití... pero los turistas buscaban instalaciones que no teníamos”, dijo Nadal Mevs, y agregó que el acuerdo Decameron es “un primer paso en el desarrollo de la industria del turismo de Haití” .

SEÑALES DE BIENVENIDA PARA EL TURISMO

Siete años después de que el ex presidente Michel Martelly y el ministro de Turismo, Stephanie Balmir Villedrouin pusieran en marcha un enorme plan para aumentar el turismo en Haití existe un crecimiento de cerca de 2,500 habitaciones en los hoteles y el turismo anual ha crecido en un 10 por ciento.

Pero la mayor parte de esa inversión se centró en Port-au-Prince, la capital del país.

Dos meses después de la desafortunada y prematura muerte de García-Mansilla después de someterse a una cirugía cardíaca, el hotel Royal Decameron de cuatro estrellas recibió en su lujoso retiro chic a su primer huésped. El único complejo con planes Todo Incluido del país.


La compañía que tiene propiedades en otros nueve países, entre ellos Panamá, Colombia y Jamaica, hasta ahora ha invertido cerca de $15 millones en mejoras y nuevas construcciones en la propiedad de Haití, incluyendo la adición de balcones y puertas correderas en todas las 400 habitaciones. También nuevos servicios: una segunda piscina, un juego de petanca, un campo de prácticas de golf, minigolf y un parque infantil. Alrededor de 370 de las habitaciones tienen vista al mar.

El hospedaje Todo Incluido es un sello distintivo de la marca Decameron, y también una parte muy importante de la economía del turismo del Caribe, dijo Alexander Britell de Caribbean Journal, un sitio web que informa sobre viajes y el turismo en el Caribe.

“El hospedaje ‘Todo Incluido’ fue clave para que la República Dominicana pudiera alcanzar un poco menos de 5,6 millones de visitantes el año pasado”, dijo. “Una gran cantidad de personas que van en busca de una playa bonita quieren disfrutar sin tener que preocuparse de pagar extra por las bebidas, pero el plan solo funciona si logras atraer a los turistas”.


Haití está tratando de lograrlo a través de los operadores turísticos como Transat A. T. con sede en Montreal y su homólogo francés, Look Voyages. Este último lleva vuelos charters de turistas franceses tres veces por semana desde el Royal Decameron de París, mientras que la empresa canadiense opera un vuelo semanal para los huéspedes del complejo.

“Desde París usted puede venir a Haití por una semana por 1,200 euros (USD $1,660) , incluyendo transporte aéreo y hotel”, dijo Villedrouin quien empezó a experimentar con el concepto tour operador en el 2013 y luego ayudó a facilitar el acuerdo de Royal Decameron. “La estrategia es conseguir que estas marcas vengan a Haití y así crear un nuevo destino”.

Además, comentó que ya tiene acuerdos con operadores turísticos de líneas aéreas de la República Checa, Polonia e Italia. Estos operadores traerán turistas con el paquete Todo Incluido en la temporada alta del Caribe, de octubre a abril.


“Los tour operadores europeos están buscando nuevos destinos. Han estado en Cuba, han estado en Jamaica, así que ¿dónde más ir?”, dijo Villedrouin. “Haití está posicionado como el nuevo destino en el Caribe, por lo tanto tenemos que crear paquetes de puerta a puerta”.

La llegada de turistas a Haití aumentó en dos dígitos en el 2015 cuando se registraron 674,501 llegadas, de acuerdo con el ministerio. Pero en otras partes del Caribe, los números son mucho más grandes: según cifras de Caribbean Tourism Organization en el mismo año Cuba reportó 3,5 millones de llegadas y Jamaica 2,1 millones.

Cheryl Andrews, especialista en mercado de turismo en el sur de la Florida, dijo que Haití ha hecho muy bien en aumentar el número de vuelos. Hay vuelos diarios a Puerto Príncipe desde Miami, Fort Lauderdale, Atlanta y Nueva York. American Airlines también vuela a diario desde Miami a Cabo Haitiano, la segunda ciudad más grande de Haití. Insel Air anunció que se está regresando a partir del jueves, con vuelos de Miami a Puerto Príncipe cuatro veces por semana.

Pero ahora dice, Haití necesita reforzar la comercialización.


“La gente necesita saber que hay una historia muy rica en Haití”, dijo Andrews, que ha representado a más de una docena de naciones del Caribe en los últimos 30 años, incluyendo los clientes actuales Trinidad y Tobago y Montserrat. “No veo esa clase de impulso de conciencia. Me gustaría ver en una edición de Travel + Leisure un artículo sobre Haití”.

Haití sigue enfrentando problemas sustanciales de pobreza endémica, incertidumbre política y vulnerabilidad a los desastres naturales. A pesar de ello, un estudio del 2013 del Instituto Igarapé con sede en Brasil reportó que si se enfocan en la audiencia adecuada hay un gran potencial para el turismo. Como por ejemplo en la diáspora haitiana.

El Royal Decameron ya lo está haciendo. Recientemente el hotel comenzó una campaña agresiva para atraer a los haitianos que viven en la diáspora. Al mismo tiempo, está apuntando al mercado local, dijo Christian Roy Fombrum, el director comercial de la localidad a cargo de las ventas y de marketing, quien recientemente supervisó la filmación de un comercial con celebridades locales para las estaciones de televisión locales.


Otro reto que aún tiene el desarrollo del turismo, dice Igarapé, director de investigación del Instituto Robert Muggah es que el país todavía no puede proporcionar la infraestructura turística más básica, aunque el incremento de las visitas turísticas y los esfuerzos de Villedrouin son alentadores.

“Uno de los retos más significativos comienza justo después de que los turistas se bajan del avión en el aeropuerto de Port-Au-Prince”, dijo Muggah. “La corrupción es todavía endémica y sobresale en las encuestas como la razón por la que los que visitan por primera vez podrían decidir no regresar”.

“Pero ha sucedido que el hotel ha rechazado a personas por no haber traído una copia impresa de la reserva. Haití no puede permitirse el lujo de adoptar este tipo de cultura de exclusividad, sin embargo, existe el peligro de que el sector se mueva en esa dirección”, dijo. “Si Haití quiere estimular más el turismo necesita aumentar sus ventajas”.

El gerente general de operaciones del Royal Decameron, Fernando Gracia, dijo que debe haber sido un malentendido. Si bien se pide a los clientes que vengan con sus vales para facilitar una entrada más rápida, la seguridad del hotel también puede confirmar la reserva llamando a la recepción.

Gracia asegura entender que se deben crear otras formas de turismo alternativo como el senderismo y de que se faciliten otras formas de turismo de aventura que aboga Muggah. Pero Haití también puede lograr el éxito con complejos Todo Incluido como el Royal Decameron, dijo Gracia.

“En este momento estamos en el 100 por ciento de capacidad hasta el final del mes”, Gracia dijo.

A principios de este año, parecía que la ocupación estaba disminuyendo por los acontecimientos presidenciales, pero poco a poco han ido mejorando y ahora van muy bien.

Gracia dijo que actualmente el complejo está trabajando en otras ofertas para hacer la estancia de los visitantes más agradable. Entre ellos se encuentra un mostrador en el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe, donde los turistas franceses y canadienses son recibidos por un guía turístico y trasladados en un autobús en un paseo de 90 minutos por el norte de Montrouis, en la Côte-des-Arcadins, ampliamente conocida como la Riviera de Haití. El transporte desde el aeropuerto hasta el complejo también está disponible para otros que vienen por su cuenta y reservan con antelación, dijo.

A lo largo del paseo, las vistas son tan contradictorios como el mismo país. A un lado de la carretera nacional de dos carriles está el océano; al otro montañas deforestadas, con casas de bloques de hormigón apiladas y sin terminar, víctimas del terremoto, vendedores callejeros hacen sus ofertas del día y comerciantes en mercados al aire libre en las ciudades de Cabaret y Arcahaie que tratan de atraer a los automovilistas que pasan cerca.

A su llegada al Royal Decameron, los huéspedes reciben una manilla que sirve para poder ser identificados en el complejo y un vaso de zumo de frutas recién hecho. El vestíbulo aún conserva la arquitectura original de Club Med, pero el techo ahora está adornado con palmas secas y arte local en las paredes.

Durante la renovación se emplearon más de 100 trabajadores haitianos y otros 400 se beneficiaron indirectamente en la renovación del hotel que se modernizó al tiempo que se pretendía conservar la influencia haitiana, dijo Daniel Jadotte, subcontratista en el proyecto.

“Si tuvieramos 10 Decamerons, podríamos crear entre 5,000 y 10,000 puestos de trabajo”, dijo Jadotte, de pie en el vestíbulo y admirando el trabajo de sus empleados.

Además de proporcionar empleos en la construcción, la renovación ha proporcionado trabajo a parte de la población local en la industria de servicios. Hay 450 trabajadores en el hotel y Gracia, el director general, ha designado un área dentro de la propiedad para que los vendedores de arte y artesanías puedan vender sus productos a los clientes .

La compañía también ha organizado y capacitado a los pescadores de la región como parte de un esfuerzo para proporcionar alimentos de origen local.

“Revisamos cada uno de los pescados que nos traen”, dijo Gracia.

HUÉSPEDES EN EL COMPLEJO

“Es realmente un lugar de lleno de serenidad”, dijo Geraldine Scown, madre de dos hijos y empresaria haitiana que vive en la capital y que regularmente lleva a sus hijos a pasar unos días en el complejo.

Esta iniciativa privada está contribuyendo al desarrollo económico y turístico de Haití. Elisabeth Beton Delègue, embajadora de Francia en Haití.

La pareja de franceses Pierre y Netty Brulle no pueden estar más de acuerdo. Disfrutaban de un plato local en La Casserole Haïtienne, uno de los tres restaurantes del hotel. Su plan era pasar una semana en el complejo y una explorando el resto de Haití.

“Conocemos la historia”, dijo Pierre, “pero queríamos ver el país”.

Los franceses constituyen el grueso de la clientela de la localidad, por lo que según la embajadora de Francia en Haití, Elisabeth Beton Delègue, la relación del Royal Decameron con los operadores turísticos franceses está produciendo un efecto dominó.

“Con la creación de 700 puestos de trabajo directos e indirectos alrededor de la ciudad de Montrouis, esta iniciativa privada está contribuyendo al desarrollo económico y turístico de Haití”, comentó al Miami Herald.

Delègue también dijo que la iniciativa de los operadores turísticos de donar $11 por cada turista a la organización sin fines de lucro Planète Urgence para luchar contra la deforestación de Haití también es un buen paso. Como también lo son las más de 20 excursiones que dan “una oportunidad para que nuestros compatriotas puedan descubrir la riqueza, el patrimonio, el arte y la cultura de Haití”.

Un viaje sentimental

Hace poco, Pascale Hillaire, la hermana de Villedrouin condujo una de esas excursiones a Gonaïves, la ciudad de la independencia. Los participantes en la excursión conocen lo que es una ceremonia vudú auténtica y después disfrutan de una cena en un edificio histórico de la ciudad.

Hillaire invitó a varias personas a unirse a la aventura, incluyendo a Beatrice Nadal Mevs y su hermana Veronique Nadal Blanchet. También en el paseo fue Pinkie García-Mansilla, la viuda de Lucio García-Mansilla que visitaba Haití por primera vez para ver el proyecto final de su esposo.

Fue a través de Hillaire que el empresario hizo el contacto para ir a Haití y encontrar la exquisita propiedad de Club Med.

Después de las lecciones de historia de los guías turísticos, Nadal Mevs le contó a Pinkie García-Mansilla sobre la reunión en noviembre de 2014 con el hotelero.

Durante nueve años, ella y su hermana mantuvieron la propiedad como Club Indigo tratando de mantenerla en marcha celebrando seminarios y conferencias y algún que otro huésped que buscaba escaparse un fin de semana en la playa.

En eso apareció Lucio García-Mansilla. Vio las habitaciones pequeñas, las puertas tapiadas y a dos hermanas luchando en medio de la agitación política y la incertidumbre.

Pero también vio una costa virgen del Caribe, el clima cálido y un aeropuerto internacional a 90 minutos.

“Y me dijo: ‘Esta propiedad tiene 400 habitaciones. Vamos a añadirle balcones y haremos 400 llaves”, dijo Nadal Mevs, y le pregunté: ‘¿Por qué quieres venir a Haití?’. Él dijo: “Haití será mi legado”.

Pinkie García-Mansilla sonrió.

“Tenía buen olfato”, dijo. “Nunca se equivocó”.

CÓMO LLEGAR A HAITÍ

Hay vuelos diarios a Port-au-Prince

Las principales compañías aéreas vuelan desde Miami, Fort Lauderdale, Atlanta y Nueva York. American Airlines también vuela a diario desde Miami a Cap-Haitien, la segunda ciudad más grande. Insel Air anunció que está regresando a partir del jueves con un vuelo de Miami a Puerto Príncipe cuatro veces a la semana.

Hoteles en Haití

El condado está aumentando lentamente sus habitaciones en los hoteles. Hay alrededor de 10.000 habitaciones en todo el país.

Royal Decameron Indigo Beach Resort & Spa

Los paquetes comienzan en $ 79 por persona en ocupación doble. Las reservas se pueden hacer través de Expedia o poniéndose en contacto con el complejo directamente en Haití llamando al 011-509-2-815-0111 o al número gratuito desde Estados Unidos, 1-855-308-0375 o en su sitio web en www.decameron.com. El hotel también abrió una oficina en Pétionville cerca de la Place St. Pierre de la Rue Ogé y está en negociaciones para abrir una recepción en el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe.

NÚMEROS DEL TURISMO EN EL CARIBE EN EL 2015

Hasta el final del 2015:

28,7 millones de turistas. El crecimiento turístico del Caribe es de hasta un 7 por ciento.

República Dominicana, Cuba y Jamaica siguen siendo los destinos más populares de los viajeros.

Cuba, Barbados, Aruba y Haití reportaron aumentos de dos dígitos entre enero y noviembre.

15 destinos registraron aumentos en las llegadas de turistas que van desde 0,5 por ciento en Guyana hasta el 17,4 por ciento en Cuba. Las Bermudas y Martinica reportaron caídas.

18 (de los 25) destinos registraron aumento de las llegadas de turistas de Estados Unidos.

En general, los turistas de Canadá aumentaron en nueve destinos y disminuyeron en 14 destinos.

16 destinos reportaron crecimiento de turistas de Europa, mientras que siete destinos registraron un descenso.

Fuente: Caribbean Tourism Organization

  Comentarios