NBA

El Heat tiene una tendencia que sí la consigue cambiar se convierte de golpe en aspirante

Los titulares del Heat, varios de ellos lesionados, observan desde el banco los últimos segundos del Juego 3 ante los Sixers, el 19 de abril en el American Airlines Arena en Miami.
Los titulares del Heat, varios de ellos lesionados, observan desde el banco los últimos segundos del Juego 3 ante los Sixers, el 19 de abril en el American Airlines Arena en Miami. ctrainor@miamiherald.com

Es conocido que el Heat de Miami es un equipo con un talento limitado, mucho más después de no haber contratado a ninguna estrella para la próxima temporada, de ahí que sea básico sacar el máximo rendimiento a cada jugador para poder competir al más alto nivel.

Sin embargo no ha podido porque siempre ha tenido a varios jugadores lesionados. De ahí que sea prioritario esta temporada que el equipo de la Capital del Sol mantenga a todos sus jugadores saludables.

Si bien un golpe es algo fortuito, un desgarro por una sobrecarga muscular es evitable y responsabilidad tanto del cuerpo médico como de los entrenadores velar para que esto no ocurra, después de cuatro años en la oscuridad.

Para esta campaña, a diferencia de otras, todos los jugadores del Heat llegan en óptimo estado, descansados, recuperados, sin lesiones y sin competir durante el verano.

Ya tiene a Dion Waiters a tope, tras perderse casi toda la temporada por una operación de tobillo. Hassan Whiteside ya no tiene ni rastro del golpe en la rodilla.

Igualmente llegan saludables Justise Winslow, quien se perdió casi todo su segundo año, y Rodney McGruder, tras la fractura de un hueso de una pierna por estrés el año anterior.

Goran Dragic ya tiene en perfectas condiciones la rodilla que le provocó que bajara su rendimiento en la postemporada, al igual que Josh Richardson su hombro, que también le jugó una mala pasada en los pasados playoffs.

También se supo que James Jonhson se operó exitosamente de una hernia desconocida, que lo tuvo mermado toda la temporada pasada, lo cual es una buena noticia.

Como se puede apreciar los cinco titulares y algunos suplentes han estado afectados por las lesiones a la hora clave y la pregunta obligada es ¿Qué hubiese pasado si el Heat hubiese llegado a los playoffs contra los Sixers con todos sus hombres saludables?

No se sabrá, pero la lógica dice que lo hubiese hecho mucho mejor, que incluso pudiera haber pasado a la segunda ronda y hacer un mejor papel que el quinteto de Filadelfia.


Habrá que trabajar en el campo de entrenamiento para que los jugadores no se lesionen, sobre todo para que lleguen enteros a la postemporada.

Con todo el plantel el Heat puede luchar por ganar 50 juegos en la campaña regular y asegurar lo antes posible un puesto en los playoffs y una vez ahí mantener descansados a los jugadores para la gran batalla.

El equipo de Miami está lejos de ser un equipo mediocre. Si con casi todos sus jugadores lesionados plantó cara, con todos saludables puede convertirse en un aspirante.


Muy pocos saben esto y para el Heat es un tema de honor decir eso de “no hay excusas”, pero tampoco hay excusa para tener un hospital ambulante un año sí y otro también.

La “Cultura” del sacrificio, del crossfit, de la dieta paleolítica y el trabajo duro está muy bien, pero hay que dosificarse, el reposo es necesario y la grasa para el músculo también.


Y el entrenador Erik Spoelstra, como máximo responsable, debe tomar nota de ello en su planificación de la temporada y en la rotación de sus jugadores. Si logra evitar las lesiones, verá como será elegido por primera vez como el Entrenador del Año.

De momento el Heat llega con todos sus hombres saludables y esa es la mejor noticia.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios