NBA

Los problemas del Big Three del Heat cuatro años después

LeBron James, Chris Bosh y Dwyane Wade (de izq. a der.) caminan en un partido del Heat contra los Pacers, el 22 de mayo de 2013 en Miami.
LeBron James, Chris Bosh y Dwyane Wade (de izq. a der.) caminan en un partido del Heat contra los Pacers, el 22 de mayo de 2013 en Miami. Pedro Portal

LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh se unieron al Heat en el 2010 formando el equipo más poderoso de la liga que participó en cuatro finales consecutivas donde ganaron dos títulos, pero en el 2014 el llamado Big Three se rompió y hoy solo quedan las memorias.

En esta temporada baja el trío mágico está teniendo más protagonismo fuera de las canchas que dentro de las mismas.

LeBron James después de irse a los Lakers ha tenido un verano agitado con la inauguración de una escuela en Cleveland, una controversia con el presidente Donald Trump, su eterna comparativa con Michael Jordan y hasta ha tenido que defender a sus nuevos compañeros de equipo.

Uno de ellos es Lance Stephenson, conocido por haberle soplado la oreja a King James en su época con el equipo de Miami en un partido en el 2014 contra los Pacers, en el Juego 5 de las finales del Este en Indiana.

Stephenson reveló la causa de esta acción en una entrevista a The Score, aunque en este caso su explicación no sorprendió a nadie.

“Realmente estaba intentando enojarlo, intentando ganar el juego y tratando de desenfocarlo”, dijo Stephenson. “No me arrepiento, pero a veces lo veo como ‘¿por qué hice eso? ¿qué me hizo hacer eso?’. LeBron es muy bueno e intentaba frustrarlo. Va a ser diferente, solo intentaré ser su amigo”.

El Heat perdió ese juego, pero derrotó a los Pacers en el Juego 6 en Miami y pasó a la final de la NBA donde cayó en San Antonio ante los Spurs. Fue lo último que hizo LeBron por el Heat. Ese verano hizo las maletas y regresó a Cleveland, donde fue a otras cuatros finales y ganó un anillo.

Ahora en Los Ángeles, James se ha encontrado con Bosh, otro compañero de viaje en Miami, que ahora vive sus horas más bajas fuera del basquetbol tras detectárseles algunos coágulos en la sangre.

Al parecer a Bosh, quien además ha presentado algún problema psicológico, le gustaría salir de este retiro forzoso y jugar con los Lakers de su amigo LeBron para combatir la ansiedad y la depresión.

“Cuando volví a Toronto estaba sonriendo y todos me miraban con el ceño fruncido. La ‘Decisión’ de LeBron tenía a todos tan enojados”, comentó Bosh. “Luego perdimos las finales [del 2011] y la gente me acusaba y allí comencé a ponerme bastante amargado”.


Luego fue apartado del Heat por un problema médico y dejó solo a Wade, que poco después se marchó a Chicago entablando una buena amistad en los Bulls con Jimmy Butler. El proyecto no funcionó, Butler se marchó a Minnesota y Wade regresó a Miami tras un breve paso por los Cavaliers de LeBron.

Este verano mientras Wade pondera si se retira o si juega su última temporada con el Heat ha protagonizado una singular “pelea” en las redes sociales con su amigo Butler por cuenta de su esposa., aunque todo parece haber quedado atrás.


A Butler al salir de un restaurante de Los Ángeles se le preguntó si todo estaba bien con Wade y este dijo a TMZ: “Sí, ese es mi chico”.

Todo comenzó cuando la actriz Gabrielle Union, esposa de Wade, publicó en Instagram una foto suya en traje de baño el 16 de agosto y Butler comentó: “¡Maldita sea!”. A lo que D-Wade respondió inmediatamente: “¡MÍA!”

No quedó ahí, pues publicó un video en su cuenta con la leyenda: “Lo bueno, lo malo y lo feo”. Y Wade contraatacó con: “Pon de nuevo ‘Maldita sea’ en la foto de mi esposa y verás lo bueno, lo malo y lo feo”.


Butler se retiró afirmando que la cosa había escalado demasiado y al ser cuestionado no quiso decir si Wade estaba realmente enojado o no: “Dejaremos que los fanáticos sigan adivinando”.

Y adivinando se han quedado igualmente en lo que importa, pues nadie sabe qué pasará con los Lakers, con Bosh y si Wade por fin jugará con el Heat la próxima temporada. Eso sí, los verdaderos, los auténticos, seguro que les desean lo mejor a los tres.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios