NBA

¿Cuál ha sido el principal rival del Heat en las últimas cinco temporadas?

Los más destacados en la temporada 2018-2019 de la NBA

Conoce las estadísticas de los más destacados de la temporada 2018-2019 en la NBA.
Up Next
Conoce las estadísticas de los más destacados de la temporada 2018-2019 en la NBA.

Desde que se fue LeBron James de Miami, el Heat enfrenta un calvario de resultados pese a presentar un equipo en principio bastante competitivo.

Puede que sea la cultura del Heat, puede que sea el cuerpo médico, puede que sean los entrenamientos mal planificados, puede ser la naturaleza de sus jugadores, puede ser la casualidad, pero el principal rival del equipo de Miami en estas últimas cinco temporadas ha sido las lesiones.

No hay dudas que si no fuera por las lesiones recurrentes el equipo de Miami no solo hubiera de modo consecutivo a los playoffs sino que hubiese estado discutiendo los primeros lugares en su conferencia.

Y es que prácticamente ningún jugador del Heat ha estado exento de este mal que ha golpeado al equipo considerablemente, por mucho que el entrenador Erik Spoelstra se empeñe en decir que no hay excusa.

Goran Dragic ha tenido varias lesiones, pero la última fue la más considerable de todas. El armador tuvo que pasar por el quirófano para “limpiar” una rodilla y la pasada temporada solo jugó 36 de los 82 partidos programados en la NBA.

Dion Waiters, en sus tres años en Miami, solo ha jugado 101 juegos, en la primera temporada 43, en la segunda 30 y en la pasada 44 después de perderse un año por una operación de tobillo.

Justise Winslow en su segundo año solo jugó 18 juegos por una intervención quirúrgica en el hombro. En los dos siguientes solo ha jugado 68 y 66 por diversas razones.


James Johnson solo estuvo en 55 encuentros la pasada campaña tras operarse en verano de una hernia que le molestó durante casi toda la temporada 2017-2018.

Derrick Jones Jr. participó apenas en 60 partidos en la recién terminada temporada, principalmente producto de una lesión de rodilla en una aparatosa caída en Nueva York.

Josh Richardson, hoy en los 76ers, se perdió el tramo final de la temporada por una distensión en la ingle y eso le costó al Heat el pase a la postemporada al perder a su mejor anotador.


Y Hassan Whiteside, hoy en los Trail Blazers, estuvo fuera 10 partidos por diversas causas.

Apenas escaparon de la enfermería Bam Adebayo, Kelly Olynyk e increíblemente Dwyane Wade, ya retirado.

No solo es el tiempo fuera de la cancha sino que muchas veces los hombres del Heat jugaron lesionados y cuando regresaron, como es lógico, no tenían el ritmo de competición.

Muchas veces estas lesiones han sido producto del juego, como golpes o malas caídas, pero otras se produjeron por sobrecargas musculares y estas fueron las más peligrosas.

La pasada temporada fue raro el día en que el reporte de lesionados estuviera vacío y lo peor fue que en el mismo siempre aparecía los nombres de varios sus principales jugadores.


El principal plan del Heat para esta temporada no debe ser otro que el de prevenir las lesiones lo más posible, tener a todo el equipo disponible para cada partido debe ser la prioridad.

Miami tiene capacidad para proveer al equipo de los mejores recursos y adelantos en este importante renglón, combinando ejercicios específicos, reposo y la alimentación adecuada.

Con la llegada de Jimmy Butler se prevé un juego más agresivo en ambos lados de la cancha y, en teoría, esto podría atraer las temidas lesiones, pero igual un buena preparación podría alejarlas.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios