Otros Deportes

Kurt Busch gana la Daytona 500 y brilla el cubanoamericano Almirola

Kurt Busch, piloto del coche #41 Haas Automation/Monster Energy Ford, celebra luego de ganar la 59 edición de la DAYTONA 500 en el Autódromo Internacional de Daytona, el domingo 26 de febrero del 2017 en Daytona Beach, Florida.
Kurt Busch, piloto del coche #41 Haas Automation/Monster Energy Ford, celebra luego de ganar la 59 edición de la DAYTONA 500 en el Autódromo Internacional de Daytona, el domingo 26 de febrero del 2017 en Daytona Beach, Florida. Getty Images

En electrizante final, Kurt Busch ganó en un Ford las 500 Millas de Daytona, la primera carrera de la temporada. El cubanoamericano Aric Almirola, también en Ford, tuvo una gran actuación y llegó cuarto, mientras el mexicano Daniel Suárez, en Toyota, quedó fuera en la vuelta 141 producto de un choque no provocado por él.

Hijo de padre cubano y nacido en Fort Walton Beach, muy cerca de Daytona donde se crió, Almirola llegó a comandar una vuelta de las 200 que se corrieron en el Autódromo Internacional de Daytona.

Suárez debutaba en la Monster Energy Cup, la serie máxima de NASCAR, y había remontado hasta los 20 primeros puestos cuando cayó víctima de un choque masivo. También, el sábado en la Xfinity 300, el piloto azteca estuvo involucrado en un choque múltiple de 13 carros en la vuelta 29 y tuvo que abandonar para llegar en el puesto 34.

“No siento que haya hecho un buen trabajo en la primera parte de la carrera”, comentó Suárez. “Cometí muchos errores. No fui capaz de bajar la velocidad lo suficiente para entrar a pits y luego hice ahí algunas fallas. Pudimos superar esos errores y ponernos de nuevo en carrera con posibilidades. Estaba listo para competir porque puse mucho, mucho cuidado en mi carro”.


El equipo de Suárez, el Joe Gibbs Racing, envió un tuit en el que remarca que el choque que le causó el abandono el domingo no fue responsabilidad del mexicano. En efecto, Suárez fue víctima del infortunio de un accidente. Por suerte salió ileso pese al impacto.

La carrera en general fue muy accidentada y vio ocho banderas de alerta.


En la última vuelta de la prueba del domingo, ante el delirio de los 101,500 espectadores que habían agotado los boletos del autódromo, Kurt Busch con un auto reparado con cita adhesiva arrebató el primer lugar a Kyle Larson, en Chevrolet, y luego contuvo la embestida del Ford de Ryan Blaney, que quedó en segundo lugar, y AJ Allmendinger, en Chevrolet, fue tercero.

“No hay nada predecible en esta carrera y yo he venido durante muchos años y nunca había podido ganar, pero mantuvo el patrón de todos los años”, afirmó Busch. “Me quedé sin espejo retrovisor a 30 vueltas del final y no podía ver lo que pasaba detrás mio, por lo que creí que era una mala señal”.


Larson cayó hasta el puesto 12, al quedarse sin gasolina, y se le quemó el pan en la puerta del horno.

En esta temporada, NASCAR implementa por primera vez un sistema de dos etapas iniciales en la carrera que otorgan puntos en la clasificación.


Kyle Busch, el hermano menor del triunfador de la carrera, ganó la primera etapa, y Kevin Harvick se adjudicó la segunda. Ambos se llevaron 10 puntos cada uno más un punto para los playoffs. Por su parte, el mayor de los Busch se llevó 40 puntos y cinco para los playoffs por el triunfo.

La carrera tuvo varias paralizaciones debido a los accidentes, incluso uno de ellos involucró a 17 coches en el inicio de la última etapa de la prueba.

Siga a Luis Sánchez en Twitter: @luisfsanchez6

  Comentarios