NBA

¿Qué pasa si Dwyane Wade decide retirarse?

Dwyane Wade, con la camiseta del Heat, espera el comienzo del Juego 3 de los playoffs contra los Sixers, el 19 de abril en el American Airlines Arena, de Miami.
Dwyane Wade, con la camiseta del Heat, espera el comienzo del Juego 3 de los playoffs contra los Sixers, el 19 de abril en el American Airlines Arena, de Miami. dsantiago@miamiherald.com

A pesar de todo, no está nada claro que Dwyane Wade vaya a volver a jugar. Lo único que se sabe es que de hacerlo lo haría con el Heat. Pero en verdad a día de hoy cualquier cosa puede ocurrir.

“Desearía tener una respuesta para ti. No la tengo hoy”, dijo Wade. “Siempre dije que cuando fui cambiado a Miami, eso fue todo para mí. No quiero hacer las maletas para ir a ninguna parte. Mi familia está aquí, mis hijos están creciendo; así que definitivamente si no llevo puesta una camiseta del Heat este año, la estaré llevarlo debajo de mi chaqueta”.

Si por un lado Wade se ve inclinado a jugar por el Heat, entrenando en California y Nueva York, y demandando más minutos de juego; por el otro, muestra unas ganas tremendas de retirarse. Y es que verdad a sus 36 años ya no tiene nada que demostrar, solo le queda el amor al juego y a la camiseta de Miami.


En los videos de esos juegos de uno contra uno se puede ver un jugador en buena forma, pero el propio Wade no lo cree tan así.

“Absolutamente no. No puedes entrar en la forma de la NBA hasta que juegues en la NBA. Nadie está en forma para la NBA”, indicó el 12 veces All Star. “Todo el mundo está en forma en el gimnasio. Nadie está en la forma del campamento de entrenamiento o la NBA. No puedes saber eso hasta que no juegues en la NBA”.

Wade con 847 tapones está a solo 47 de alcanzar a Michael Jordan (893) como es máximo bloqueador entre los defensas en la historia de la NBA y teniendo en cuenta que tiene un ritmo de 0.9 por temporada de 82 juegos es muy probable que si juega lo sobrepase, siendo esto un motivo de fuerza para su regreso.


Ahora bien, si Wade se retira el Heat gana y pierde. Gana el poder darle más minutos a los más jóvenes, cuestión crucial en su desarrollo y más velocidad en su juego. Pero pierde esa energía que produce el número “tres” cuando pisa la cancha, a un cerrador como pocos y muchos puntos cuando las papas queman.

Cierto es que Wade ha bajado su poder anotador y tal vez sea eso lo que le haya hecho meditar más su decisión.

En la pasada temporada en sus 21 juegos con el Heat disparó para un 40.9 por ciento, el más bajo de su carrera, y en triples para un 20.2 por ciento, su segundo más bajo después de la temporada 2005-2006, curiosamente cuando quedó campeón con el quinteto de Miami.


Ya no tiene las piernas de cuando era joven para penetrar constantemente al aro y eso no lo hace sentir bien. No porque pueda bajar sus récords, ya que su puesto en el Salón de la Fama de la NBA está garantizado, sino porque teme que pueda perjudicar al equipo y a su imagen.

Se entiende entonces por qué está indeciso.

También pudiera querer llamar la atención o conseguir unas mejores condiciones en su contrato, pero no se entiende porque tiene en vilo, no solo al equipo, sino a toda la afición de Miami con lo mucho que le quiere.

El 25 al 29 de septiembre el Heat se lleva a sus 19 jugadores a Florida Atlantic University, en Boca Raton, para iniciar su campo de entrenamiento, con un puesto libre y una $5.3 millones de la excepción salarial de nivel medio para Wade, pero él prefiere no hablar de dinero.


“Tienes que llamar a mi agente y preguntarle”, expresó D-Wade. “No he tratado el dinero como parte de eso”.

El 30 de septiembre el equipo dará inicio a los partidos de pretemporada en San Antonio enfrentando a los Spurs y el 17 de octubre y cuando debute en Orlando, Miami deberá reducir el roster a 15 hombres. Se espera que para ese entonces que Wade ya haya tomado una decisión.

Y que nadie se sorprenda si le decide decirle adiós al basquetbol.

Si se retira no pasa nada, otros ocuparán su lugar, al igual que cuando se fue para Chicago. El Heat sabe que con Wade o sin Wade, con el equipo que tiene, puede competir a un buen nivel, pero ganar la NBA es solo un sueño.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios