Asuntos Legales

America-CV Station Group se declara en quiebra ante demanda del fundador de América TeVé

América TeVé, con sede en Miami, tiene mercados en el Sur de la Florida, Puerto Rico y Nueva York.
América TeVé, con sede en Miami, tiene mercados en el Sur de la Florida, Puerto Rico y Nueva York. Cortesía

America-CV Station Group, la empresa propietaria de las licencias de transmisión y antenas de América TeVé, uno de los principales canales de televisión hispana en Miami, se declaró el martes en quiebra debido a que no puede hacer frente a sus deudas y necesita reestructurarse o vender algunas de sus propiedades, según muestran documentos judiciales.

America-CV Station Group tuvo que iniciar el proceso de insolvencia al acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota, que permite a las empresas continuar operando mientras reestructuran sus deudas. El conglomerado televisivo presentó la solicitud en el Tribunal de Bancarrotas del Distrito Sur de la Florida.


Para los televidentes y los anunciantes nada cambia, porque la programación no se verá alterada. America-CV Network, la compañía operadora del Canal 41-WJNA, no está includia en la bancarrota.

Con sede en Hialeah, la empresa estima que debe a unos 50 acreedores sumas que, en su total oscilan entre $1 millón y $10 millones, según la declaración. En activos, reportó entre $10 millones y $50 millones. América TeVé sirve a una audiencia compuesta principalmente por nuevos inmigrantes cubanos, un mercado televisivo creciente.

Los despidos de algunas de las caras más conocidas de la televisión en español han puesto el foco en el verdadero problema del sector: la falta de interés de los más jóvenes, que prefieren la televisión en inglés y los servicios de streaming online.

El Capítulo 11 le permitirá desarrollar un plan de reorganización y así salir de la deuda con sus acreedores en Miami, Nueva York y Puerto Rico. La principal deuda, de más de medio millón de dólares, la tienen con sus abogados del bufete miamense Dorta & Ortega.


La decisión de la quiebra fue tomada por Caribevision Holdings, Inc., el único accionista de America-CV Station Group con derecho a voto, tras las recomendaciones de los asesores de la compañía, dice la declaración firmada por Carlos Vasallo, presidente y director ejecutivo de America - CV Network.

La declaración se presentó un día antes de iniciarse un juicio en el tribunal del Onceno Circuito del Condado Miami-Dade por una demanda que presentó contra la empresa el fundador del canal, Omar Romay, por incumplimiento del contrato de un acuerdo que habían pactado hace más de tres años, cuando entregó, por orden de un fallo judicial, el control de América TeVé y su canal hemano Teveo, a los socios demandantes. Según el fallo, Romay y tres de sus empresas debían pagar una indemnización de más de $58 millones.

El juicio relacionado con la demanda presentada por Romay, resultado de un complejo y prolongado litigio comercial, ha sido suspendido tras acogerse la empresa al Capítulo 11.

La demanda reclama una parte de las ganancias de la liquidación de activos que se acordó tras el fallo judicial de 2015. Según la acusación de Romay, no se le ha concedido el monto que le corresponde.

En una orden de interpretación del acuerdo negociado, emitida el 1ro. de abril, el juez de circuito William Thomas consideró preliminarmente que “el Sr. Romay tiene derecho a un monto entre $8,867,909 y $9,320,609”.


Marcell Felipe, representante jurídico de América TeVé, explicó que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) estimó que los activos de America-CV Station Group podrían obtener más de $200 millones en una subasta de derechos de transmisión del espectro televisivo para revendérselos a empresas telefónicas.

“En base a esas proyecciones, los socios acordaron que si Romay entregaba el control a cambio de la sentencia de $58 millones para poder registrarse a tiempo en la subasta, Romay recibiría una parte de la ganancia de dicha subasta. En la práctica solo sacaron $12.8 millones”, dijo Felipe.

Según Felipe, “el Capítulo 11 permite un tipo de juez que puede ver el caso en su totalidad y tomando en cuenta el bienestar de la empresa por encima de los intereses de un socio o exsocio”.

“La petición del Capítulo 11 es una estrategia legal diseñada a matar varios pájaros de un tiro, ya que a pesar de las mejorías que hemos tenido en las operaciones desde que se tomó control del canal, seguimos arrastrando deudas”, agregó.

Lee más: La Loba sabe pelear: Shakira ‘a golpes’ con la Policía de Miami Beach

Por su parte, el abogado de Romay, Isaac Marcushamer, del bufete Mark Migdal & Hayden, indicó que su equipo jurídico estaba preparado para pelear el juicio el miércoles ante el juez Thomas.

“Como resultado de la declaración de bancarrota presentada ayer [martes] en la tarde por parte de algunos de los acusados, el caso ante el juez Thomas ha sido suspendido. Nosotros, si es apropiado, participaremos en el caso de bancarrota y esperamos encontrar una resolución final para nuestro cliente y el reclamo que él tiene”.

Marcushamer dijo que no haría comentarios específicos sobre la querella legal “porque los fallos del juez Thomas hablan por sí mismos”.

Ante la incertidumbre causada por la noticia de la declaración de quiebra, Vasallo participó el miércoles en el programa A Fondo, conducido por el periodista Pedro Sevcec, y aclaró que los desafíos económicos “no tienen nada que ver con las operaciones en Miami ni con los trabajadores”.

“Todo es heredado de un mal manejo, de una avaricia”, dijo. Esto ha llevado a la empresa “a considerar que el Capítulo 11 es la mejor opción para reordenarla”, concluyó.

La investigadora del Miami Herald, Monika Leal colaboró con este reportaje.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Daniel Shoer Roth es un galardonado autor, biógrafo y periodista con 20 años en la plantilla de el Nuevo Herald, donde se ha desempeñado como reportero, columnista de noticias y actual coordinador de AccesoMiami.com, una guía sobre todo lo que necesitas saber sobre Miami, asuntos legales e inmigración.
  Comentarios