Béisbol

Presencia de Posada trae un aire de los Yankees a Miami. Aquí solo faltaría El Duque Hernández

Jorge Posada feliz de reunirse con Derek Jeter en Miami

Con raíces cubanas y boricuas, Jorge Posada cree que puede ayudar al crecimiento de una organización que cada vez mas tiene un sabor a Yankee.
Up Next
Con raíces cubanas y boricuas, Jorge Posada cree que puede ayudar al crecimiento de una organización que cada vez mas tiene un sabor a Yankee.

Ahora solo falta Orlando “El Duque’’ Hernández. No cabe duda de que estos Marlins tienen un aire a lo Yankee que fue confirmado este lunes en Jupiter, Florida, cuando Jorge Posada se estrenó en su papel de asesor especial de operaciones de béisbol.

En buen castellano: mano derecha de Derek Jeter.

Posada viene para ayudar a una organización muy diferente a la de los Bombarderos, pero no cabe duda de que sus conocimientos y su historia pueden servir de mucho a Miami, una ciudad donde posee fuertes raíces.

“Estoy feliz de estar aquí, porque veo lo que la franquicia está haciendo y me gusta’’, comentó Posada, de 47 años. “Quiero ayudar a los chicos a llegar a las Mayores y ser parte de lo que está sucediendo aquí de cara al futuro’’.

Fue en enero cuando Jeter se le acercó a Posada y le preguntó si quería regresar al béisbol en alguna capacidad, sembrando una semilla que florecería semanas más tarde.

Miembro del llamado “Core Four’’ junto con Jeter, Andy Pettitte y Mariano Rivera que fuera tan vital en una dinastía maravillosa, Posada llegó a desarrollar una fuerte amistad con el capitán de los Yankees y considera que va por el camino correcto.

“Absolutamente, estoy convencido de que lo que Derek está haciendo va a dar resultados’’, agregó Posada, quien conectó el último out en la Serie Mundial del 2003 ganada por Miami. “Si no creyera en su plan, ahora no estaría aquí’’.


También ayudó que Jeter, de manera paulatina, se fuera rodeando de personas de toda su confianza en Nueva York para ayudarle a moldear su idea en un ambiente totalmente desconocido para él, en un complicado proceso de reconstrucción.

Bajo su gestión, llegaron desde La Gran Manzana Gary Denbo, vicepresidente de desarrollo de jugadores; Dan Greenlee, director de personal de béisbol y DJ Svihlik, director de scouting en los niveles amateurs, además de otras figuras de menor rango.


“Siempre ayuda encontrar a personas conocidas, que te ayudaron en tu antiguo equipo, gente capacitada’’, apuntó Posada. “Pero no creo que tenga un sabor Yankee, sino que siento que la organización va en la dirección correcta’’.

Cuando Jeter le hizo su propuesta, Posada sintió que había llegado el momento perfecto para retornar al béisbol por la situación de sus hijos. El varón estaba estudiando en la Universidad de Miami y la menor en el preuniversitario.

Ahora, una de las tareas fundamentales de Posada será contribuir al desarrollo de Jorge Alfaro, quien vino a los Marlins en el canje que se llevó a JT Realmuto rumbo a Filadelfia.


De hecho, Posada pasó toda su primera manaña conversando con el grupo de receptores en el campamento primaveral y en especial con el colombiano Alfaro.

“Siento que hay cosas que me ayudaron a mí que ahora pueden ayudarlos a ellos y se las voy a transmitir’’, recalcó Posada, quien compartió una temporada en Nueva York con el actual manager Don Mattingly. “Hablé con Alfaro. No lo conozco mucho, pero lo voy a ayudar al máximo, a él y a todos para jugar de la manera correcta y ganar’’.

De la manera correcta…entonces solo falta El Duque.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.


  Comentarios